Croissant de Espelta

  • Croissant de Chocolate

  • Croissant de Hojaldre

  • Croissant de Mantequilla

  • Croissant de Jamón y Queso

  • Croissant Relleno


  • "Croissant de Espelta"

    Croissant de Espelta



    Estos croissants de espelta son similares a los tradicionales, pero en este caso la harina de espelta le da un toque de sabor muy especial. Son perfectos para merendar o desayunar.

    Ingredientes:

    - 500 gramos de harina de espelta
    - 300 gramos de mantequilla sin sal
    - 75 gramos de azúcar
    - 25 gramos de levadura fresca de panadero
    - 150 ml de agua
    - 125 ml de leche
    - Un huevo

    


    Preparación:

    La espelta es un cereal similar al trigo, que se conoce hace siglos, aunque tiene un uso limitado desde hace años, aunque resulta interesante en cuanto a los aportes nutricionales que su consumo aporta a nuestro organismo. Su sabor, ligeramente dulzón, hace que sea muy interesante para preparar panes, galletas y preparaciones similares, por lo que lo emplearemos para hacer estos ricos croissants, a los que le va a aportar un toque de sabor realmente interesante.

    Comenzaremos preparando la masa para estos croissants de espelta, para lo que vamos tamizar la harina de espelta en un bol que sea amplio. Una vez la hayamos tamizado por completo, añadimos la levadura disuelta en la leche tibia, el azúcar y el agua también tibia, para potenciar el efecto de la levadura, pero sin pasarnos de los 40ºC, ya que mataríamos los agentes de la misma. Comenzamos a mezclar todos los ingredientes, hasta que nos quede una masa homogénea y sin grumos. Podemos comenzar empleando unas varillas, aunque a medida que la masa se vaya espesando, lo mejor es amasar con las manos.

    




    Cuando tengamos la masa bien formada, densa y manejable, hacemos una bola con ella, la colocamos en un recipiente y la tapamos con un trapo de cocina humedecido, durante una media hora. Tras este tiempo, volvemos a amasar de nuevo la masa durante unos minutos, y la colocamos en un recipiente, la cubrimos con papel film y la metemos en la nevera, para que acabe de reposar. La dejamos en la nevera al menos un par de horas, para que masa quede más compactada.

    Pasado este tiempo sacamos la masa, la estiramos con un rodillo de cocina y la dejamos con una forma rectangular. En el centro de la masa colocamos la mantequilla, que haremos dejado fuera de la nevera antes para que se ablande, y la estiramos bien de forma que cubra la mayor pare del centro de la masa estirada. Al acabar plegamos la masa por los bordes tapando la mantequilla, formando una especie de paquete, y apretamos bien los bordes. Envolvemos con papel film y guardamos en la nevera una media hora más.

    Tras ese tiempo la sacamos de la nevera, le quitamos el papel film y la volvemos a estirar empleando el rodillo de cocina. Volvemos a plegarla formando un paquete, doblando la misma hacia el centro, y de nuevo la metemos 30 minutos en la nevera envuelta en papel film. Finalmente la volvemos a sacar, le quitamos el papel film, la estiramos y de nuevo formamos un paquete doblando sus bordes hacia dentro. Repetimos el proceso, la liamos en papel film y la metemos en la nevera otra media hora.

    Cuando la saquemos de nuevo, le quitamos el papel transparente y la vamos a estirar formando ya la lámina de forma rectangular, a la cual le cortamos los filos para dejarla bien recta. Empezamos a cortar los triángulos con los que formar los croissants de espelta, con el tamaño que queramos. A cada triangulo le hacemos un corte vertical de uno o dos centímetros en el centro de la base, y comenzamos a liarlos hacia arriba, doblando esas dos mitades formadas tras hacer el corte. Al acabar doblaremos los dos extremos, dándoles así la forma característica de los croissants. Con los croissants ya listos, ponemos el horno a 180ºC para que se precaliente mientras acabamos la preparación.


    Cogemos una fuente de horno y le colocamos en la base un trozo de papel de horneado, para colocar después encima los croissants y que no se nos peguen. Vamos a ir untando huevo batido sobre los croissants de espelta, con un pincel de cocina, para darles un mejor color al hornearse. Cuando el horno alcance los 180ºC, metemos la bandeja en el mismo y dejamos que se horneen alrededor de los 15 minutos, tiempo tras el cual los croissants van a estar bien hechos por dentro y doraditos por fuera, pero hay que cuidar que no se quemen, teniendo en cuenta que el color de los mismos será más bien oscuro al emplear harina de espelta. Tras hornearlos, los sacamos y dejamos enfriar antes de poder comerlos.